¡Por Qué Tu Fotografía Apesta!

Una Carta, eso es todo lo que leerán hoy. Y ésta es una carta que le envía un fotógrafo a otro (Original en inglés), explicándole que su trabajo es malo y que apesta...

¿Por qué?

Lean y averígûenlo:

"Querido Charlie,

Me pediste que evalúe tu trabajo y que sea brutalmente honesto. Reconozco, que es algo que otros fotógrafos también pidieron, pero siempre fui reticente en cuanto a cumplir con plena honestidad tal pedido. Usualmente lo percibo como el equivalente de que tu novia o esposa te pregunte: "¿Me veo gorda en esto?". Una franca y honesta respuesta a esa pregunta no tiende a terminar bien.

De todas formas, has sido tan insistente acerca de recibir tal concisa, inmoderada y "directo al grano" retroalimentación. Por lo que me sentí inspirado para decirte por qué tus fotografías apestan.

1- Eres Haragán

Lo reconozco, eres convincente. Hablas mucho y bien acerca de tu pasión por la fotografía, diestramente demostrando tu conocimiento técnico y orgullosamente mostrando tu última pieza de equipo. Sabes mucho de la historia de la fotografía y eres muy revelador con tus comentarios sobre el arte.

Pero Charlie, ¿Cuándo fue la última vez que en realidad saliste e hiciste una significante cantidad de trabajos para ti mismo? No estoy hablando de aquel trabajo que hiciste por una paga, o del taller fotográfico al que asististe, o de esa salida fotográfica en la que viste a la linda morena con la Leica M9. No, ¿Cuándo fue la última vez que saliste y te comprometiste a producir imágenes que realmente te desafiaron; imágenes cuyo mero hecho de pensar en crear ya te tenían ansioso por levantarte en la mañana?

Puedo decir que pasó un largo tiempo, porque se ve que has puesto más esfuerzo en subir imágenes al Instagram, Facebook y Google Plus, retornando obsesivamente a esos posts para ver cuántas personas te dieron una palmadita virtual en la cabeza con su "Buena Foto!". ¿En serio?


2- Estás Preocupado por tu Equipo

Lo entiendo. Es obvio que existe algo primitivo en nosotros cuando se trata de nuevo equipo. He compartido ese mismo golpe de endorfinas al abrir un paquete lleno de maníes de telgopor, recién entregado por FedEx. 

Pero honestamente, ¿Qué tan de seguido los has usado desde que lo obtuviste? Sí, el video de apertura del paquete que subiste a YouTube fue maravilloso (A mi esposa, por cierto, le gusta el nuevo corte de pelo). Pero más allá de ese estallido de inspiración temporal del primer fin de semana, ¿Qué has hecho con él? ¿Qué has creado, de lo que puedas estar orgulloso? Y no, acariciarlo y disparar imágenes sin vida no cuenta. Se ve que has pasado más horas leyendo posts en blogs, foros, y mirando videos acerca del equipo, que en realidad disparando con él. ¿Y qué es esta cosa tuya de leer reviews después de que hiciste la compra? ¿No son tus imágenes suficiente para discernir si has hecho la elección correcta o no?


3- Eres Descuidado

Se ve que piensas que "buena técnica" es un filtro en Photoshop. Y si defines a un buen fotógrafo por cuán rápido puede llenar una tarjeta de memoria de 32 GB, estás en camino de convertirte en uno de los mejores, pero es difícil ver algo en tu resultado final que garantice que la batería deba ser cargada.

Pareces completamente ausente cuando presionas el obturador, no tomando pertenencia de lo que incluyes en la toma. Sí, el bokeh es exquisito y cremoso, pero esto se supone que es una fotografía, no un condenado creme brulee.

¿Qué le pasó a la buena composición? ¿A la buena luz? ¿Al buen gusto?

Y no, no me importa si virtualmente no hay ruido en ISO 128.000, las imágenes siguen estando desprovistas de cualquier cosa que pueda calificarlas incluso como una instantánea. 


4- Photoshopear No Es Fotografiar

Sí, Photoshop es una herramienta importante e invaluable. No podríamos hacer mucho de lo que hacemos sin ella, o sus equivalentes. Pero en realidad, ¿Qué tanto tiempo debes estar sentado frente a la computadora, agitando ese stylus Wacom como un director de orquesta, antes de admitir que la mayor parte de esa energía está siendo gastada en ponerle lápiz labial a un cerdo?

Sí, esos plug-ins y acciones son impresionantes, y esa técnica de composición que aprendiste de Matt Koslowski es pura genialidad, pero lamento decirte que no vale la pena. Yo podría lavar, encerar y detallar ese AMC Hornet que manejé durante la universidad tan obediente y apasionadamente cuan humanamente posible sea, pero al final, seguirá siendo un AMC Hornet. Esos son los hechos.


¿Qué le ocurrió a tu pasión por hacer una única buena, ejemplar fotografía, con la cámara? ¿Cuándo se convirtió todo en carne de cañón para el sobre-saturado, sobre-enfocado, sobre-todo? 



5- Te Niegas a Editar tu Propio Trabajo

A pesar de que estás pidiendo mi opinión, no debes pensar mucho de mí. Si lo hicieras, ¿Por qué otro motivo me inundarías con una tanda de buenos, malos, y casi-fallos? ¿Cuándo se convirtió en mi trabajo averiguar qué estás tratando de hacer como fotógrafo?


¿Qué se supone que haga con esta mezcolanza de retratos, paisajes, macros, abstractos, y esa foto de tu gato (El cual, bien, admito que es simplemente adorable)? Ya me resulta realmente difícil intentar editar y asesorar mi propio trabajo, mucho menos el tuyo. Sólo necesité ver 10 o 12 fotos, no estaba esperando el catálogo fotográfico entero del Centro Internacional de la Fotografía . Si hubiese querido esta clase de castigo, simplemente pude haberme puesto un par de auriculares y escuchar a Debbie Boone cantar "You Light Up My Life" en un loop continuo de 24 horas.

Si no puedes sentarte a decidir cuáles de tus fotografías capturan quien realmente eres y a quién aspiras a ser como fotógrafo, ¿Cómo esperas que yo lo haga? Ya me representa un desafío el sólo hecho de encontrar un par de calcetines que coincidan en la mañana.

Podría decir más, pero creo que debo restringirme un poco.

Sé que amas la fotografía tanto como yo. No podrías invertir tanto tiempo y esfuerzo, y someterte a la ocasional herida de ego, si no estuvieras tan enamorado como realmente estás de hacer fotografías. Pero la realidad es que, convertirse en un buen fotógrafo, demonios, volverse bueno en cualquier cosa, implica compromiso, diligencia y la voluntad para constantemente caerte de cara. Obviamente tienes algo de eso en ti, porque todavía sigues por ahí haciendo imágenes, cuando el resto ha iniciado con el golf o el tejido.

Espero que lo que compartí te haya sido de utilidad, pero si no lo fue, entiendo completamente.

Siempre está el Flickr.
_______________________________________

Y bien es probable que puedan sentirse identificados con Charlie, o no, y en todos o algunos puntos, así como lo hice yo. Pero lo importante es tener en cuenta estos errores a la hora de crear fotografías. 

Saber que hasta que no sintamos que estamos creando una obra de arte, no lo estamos haciendo bien, y, en esencia, hasta que no nos sintamos desafiados por las posibilidades (y aceptemos el desafío), no haremos nada que no se haya hecho aún.

Personalmente, creo realmente en lo que dice esta carta, porque ayuda a denotar la realidad que rodea a todos los que inician en la fotografía, y la de muchos que llevan años en ella. 

Yo termino el artículo así como lo hizo este fotógrafo, con la diferencia de que quiero leer sus comentarios y sus opiniones sobre esta crítica/artículo.

Eso es todo por hoy! 

Hasta la Próxima y Carpe Diem People!


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!