Rompiendo las Reglas de la Fotografía - La Regla de los Tercios

Hello People!

Estoy muy seguro de que, en general, todo fotógrafo, quien por lo menos ha estudiado sobre fotografía en lo más mínimo, se ha enterado de la existencia de las reglas de oro, las que hacen a la correcta composición de una toma, así pues, hablaré en una futura columna del editor sobre cómo romperlas y el por qué deberíamos o no de hacerlo.
Los puntos de oro en la Regla de los Tercios

Pero hoy, considerando la posibilidad de romperlas, vamos a la primera y a la más clásica, la Regla de los Tercios. Así, una regla básica de la composición es dividir el encuadre en tercios, y luego colocar al sujeto en las intersecciones de las líneas, o bien, "puntos de oro", permitiendo al ojo humano recorrer la escena completa.

Poderosas imágenes pueden ser creadas mediante la colocación del sujeto de la foto en el centro, especialmente cuando ahí existe simetría y un punto de referencia fuerte, como en el caso de esta foto del chico jugando en un trampolín en Sudáfrica. La energía del chico saltando en el centro, es resaltada por el hecho de que el ojo es llevado directamente hasta él, mientras los chicos a los lados, forman un encuadre agradable.

James Nachtwey, National Geographic

La Regla de los Tercios funciona bien como regla compositiva en muchas situaciones, de todas formas, colocar a tu sujeto en el centro de la imagen, puede producir un efecto confrontacional, particularmente, en retratos en donde el sujeto está mirando directamente a la cámara, o en donde se presenta una escena simétrica, como la de abajo.


Dicho esto, la próxima vez que se encuentren afuera con sus cámaras, intenten experimentar componiendo tomas que sigan y que no sigan esta regla, así, se encontrarán con diferentes interpretaciones de una misma escena.

Eso es todo por hoy!

Hasta la Próxima y Carpe Diem People!

Fuente: National Geographic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!