Columna del Editor: ¿Qué Significa Retratar a Alguien?

Esta columna forma parte del preludio a una entrevista con la que trabajé durante un tiempo, y la cual publicaré en pocos días.


¡Un retrato! Qué puede ser más simple y más complejo, más obvio y más profundo Charles Baudelaire, 1859


Si no lo saben aún, uno de mis géneros fotográficos favoritos, es el de los retratos; ya que siempre pensé que el poder de contar una y mil historias a través de una única foto, está oculto en el retrato de una persona.

"Yuyera Paraguaya", por Augusto Ferreira
Y con esto en mente, siempre me pregunto antes de emprender algún nuevo proyecto fotográfico “¿Cómo puedo hacer que mis imágenes cobren vida, y puedan decir algo?”. Porque sé que fotografiar a alguien es tremendamente fácil, tanto como levantar la cámara y presionar el obturador sin dudarlo. Pero lograr que esa foto realmente cuente la historia del sujeto, y así logre tocar el espíritu de sus espectadores, es algo totalmente distinto.

Para mí, retratar a alguien significa sacar a relucir el alma de una persona a través de una representación visual. Y porque el medio para retratarla es tan limitado (Una imagen de dos dimensiones), esto significa que es mucho más difícil conseguir lo que mencioné.

Por esta razón, los grandes fotógrafos practican variados métodos para aproximarse mejor a sus sujetos, y así, en muchos casos, aprovechando al máximo los pocos recursos de los que disponen, logran transmitir incluso la intimidad de los mismos.


Si sabes esperar, la gente se olvidará de tu cámara, y su alma saldrá a la luz- Steve McCurry


El método más efectivo, obviando las configuraciones técnicas, y que es el que a la vez disfruto más, es el de establecer una conexión con la persona que fotografío, es decir, dedicarle tiempo a conocer más sobre la misma, sobre sus gustos, sus aficiones, y su personalidad particular. De este modo, la persona al frente de la lente se siente más cómoda, y gana más confianza con respecto a su fotógrafo, quien deja de ser un extraño con una cámara, y se convierte en un confidente.

La persona no acostumbrada a ser fotografiada, tiende a verse intimidada por la presencia de la cámara, más aún, si quien la fotografía nunca muestra la cara… y es como hablar con una máquina… como si uno fuera interrogado, y no escuchado.

"Afghan Girl", por Steve McCurry
Es gracioso, porque ya lo decía el conocido fotógrafo de guerra, Robert CapaSi tus fotografías no son lo suficientemente buenas, es porque no estás lo suficientemente cerca”, y muchos lo interpretan en sentido literal, creyendo que hay que acercarse físicamente al sujeto de la foto; y si bien esta interpretación da muy buenos resultados en distintos tipos de fotografía, personalmente, creo que en realidad se refería a que (considerando el tipo de fotografía que hacía) tenemos que sentirnos cercanos a las personas que forman parte de nuestra foto, y con un poco de tiempo, ellas deberían de ser capaces de actuar con naturalidad frente a nosotros, y dejar expuesto su verdadero yo.

En verdad resulta un verdadero placer hacer este tipo de fotografías, pues con ellas sé que estoy creando un registro único de las personas que habitan en nuestra sociedad, y que, más adelante, mirando mis fotografías, el espectador podrá darse una idea de cómo fue la vida en mi presente, en el presente de esas personas.

Si nos ponemos a pensar, sus historias y sus nombres, quedan guardados en la memoria del fotógrafo; y cuando ésta desaparezca, su presencia, la esencia de su ser, seguirá existiendo en la memoria permanente de una fotografía…


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!