¿Cuál es el Objeto de los Concursos de Fotografía?, una Columna por Rubén Arteaga

Buen y Relajado Lunes People!

¿Recuerdan que hace apenas una semana, abrí un espacio para que los lectores compartieran desde fotos hasta artículos? Si no, pasen por este anuncio.

Jurado de fotografía. Cortesía Wordpressphoto.org

El caso es que ahora publico la primera parte de una Columna Grupal dedicada a los Concursos de Fotografía, parte que corresponde al avezado fotógrafo, crítico y escritor, Rubén Arteaga. La temática es simple, tanto Rubén como yo, escribimos nuestra opinión al respecto de los concursos, y cómo estos influyen a la cultura fotográfica de todas partes. 

Para esto, elaboré un grupo de preguntas guía, a modo de que cada uno las responda con la opinión personal, la cual no fue leída por el otro, excepto hasta el momento de la Publicación (Ahora), a modo de que la lectura de uno no afectara al artículo del otro, y, una vez publicados ambos, comprobaríamos las diferencias que afectan al juicio de cada uno; el de Rubén, por un lado, como alguien con años y años de experiencia, y el mío, como alguien que recién comienza en la práctica del arte.

El objetivo de ambos artículos es comprobar la percepción que cada generación tiene al respecto de este tópico, y también, generar debate entre nosotros como con ustedes sobre la validez cultural de estas actividades.

Entonces, así como mencioné, esta primera parte la escribió Rubén Arteaga, y la mía, pues, la verán mañana. ¡Así que gracias! y ¡Espero que la disfruten!



  • ¿Para qué sirven los concursos de fotografía?

Que los concursos sirven y mucho ¿Qué duda cabe? sobre todo para  aquellos que recién comienzan con este quehacer.

¿De qué manera?, de diversas formas, a saber: el novel fotógrafo se somete a la evaluación de lo suyo por personas ajenas a su entorno. Comienza al exponer su trabajo y a hacerse conocer en el medio; no solo ante sus pares, con quienes comparte su participación e interactúa, sino también, con todo el ámbito fotográfico en general.

Por otro lado,  este "estar" le va otorgando solvencia y seguridad al exponerse. ¿De no hacerlo, cómo obtenerla? Va perdiendo el miedo escénico, toma las críticas, aún las más acérrimas, tomando como hitos de un gran aprendizaje y, por supuesto, no debe tampoco permitirse envilecimiento alguno, incluso, con los elogios más certeros, lo sean o no.


  • ¿Qué influencia genera un concurso sobre el panorama del arte fotográfico en nuestra sociedad?


Las influencias, sí, las hay; primero para quién concursa y segundo para  el medio que lo contiene. Este último evalúa con todos los concursos efectuados, el grado de participación y la calidad puesta a prueba, el nivel alcanzado en cuanto al desarrollo de la fotografía toda, dentro de él. Sin olvidar  la publicación que se efectúa en los distintos medios de difusión y su alcance, no solamente a los fotógrafos en sí, sino también al resto de la comunidad gustosa de este métier*.


  • ¿Crean realmente algún efecto positivo en la cultura fotográfica? ¿Y si no es positivo, de qué tipo?


La  Fotografía es cultura, como cualquier otro medio de expresión ¿quien lo pone en duda?, de la misma forma en que lo es la pintura, la música, el teatro, la escultura, el dibujo, la literatura, etc.


  • ¿Tiene sentido dejar la valoración de nuestras fotos al arbitrio de personas cuyo criterio puede llegar a ser tan válido como el de cualquier otro espectador?


La valoración de la imágenes deben dejarse al arbitrio de cualquier espectador. Deben tener acceso a ellas, sin restricciones de ninguna clase. Es muy curioso observar, en contacto directo con él, cuánto o cuántas cosas encuentran, que un supuesto entendedor, no. Debemos entender que este "Ida y Vuelta", es ineludible, y se constituye en el auténtico intercambio de un aprendizaje que nunca termina; y ni hablar si estamos en presencia de una gran sapiencia..., tenemos más para ganar que perder. 

Lo señalado no descarta ni soslaya a un par (fotógrafo). Con él hablaremos de igual a igual, con un lenguaje que nos es común y  aúna. Desde allí es posible encontrar  la mayoría de los Pro y de los Contra de lo percibido en comunión, con otra mirada que en definitiva realiza lo mismo, cada uno con su respectivo punto de vista.


  • ¿Qué convierte a alguien en jurado?

Respecto a los jurados. Que yo sepa no hay escuela alguna que los forme. Hay curadores que podrían actuar de ellos,  éstos sí necesitan preparación y recibirse como tales. Generalmente para integrar estos "cuerpos" se recurre, primero, a personas que tienen una amplia trayectoria como fotógrafos; en ella, se observa  su desarrollo con la  participación en concursos, exposiciones de sus trabajos, participación en simposios y sus diversas actualizaciones, charlas, conferencias, maestría (enseñanza), cultura general; es decir, todo lo que lo construya como un verdadero conocedor de lo fotográfico. Claro, este bagaje en algún momento  debe comenzar y ponerse a prueba siendo la primera vez (jurado), pero en general ya viene precedido por lo antedicho que, de la mano, actúa avalándolo.

En ausencia de fotógrafos para conformar un cuerpo de jurado se puede recurrir a personas vinculadas con las bellas artes en general. Son, indudablemente,  quienes mejor los pueden suplir, por su cercanía expresiva.

Lo que convierte en jurado a una persona es el "Hacer" dentro del medio, así como su activa participación integrando jurados. La integridad intelectual y honestidad, van de suyo. Al respecto es oportuno mencionar aquello de, llegó el momento que de fotografía, hablen quienes las hacen.

No deben participar en su constitución y con sus decisiones sponsors, dueños de empresas patrocinadoras, ni persona ajena, que desconozca de qué se trata lo que se está evaluando; a no ser que este representante sepa de arte en general.


  • No todos percibimos las decisiones de estas personas como acertadas cuando perdemos, y es parte integral de nuestra naturaleza, y la del propio concurso. Entonces ¿Lo hace esto menos valedero? 


Desde ya, siempre reparamos en los resultados de los jurados suelen ser controversiales, sobre todo cuando no hemos ganado. Están los que se fortalecen y continúan, otros, se desaniman por el "desaire" y no regresan, otros tanto a regañadientes vuelven e insisten. Hay de todo en la Villa del... 

Ésto, es natural y, como no serlo, si dentro de lo mismos participantes existen infinidad de pareceres, desaprobando. Sin mencionar cuando de por medio se halla lo "bendito", lo pecuniario. No olvidar antes de montar en cólera, que a todo concurso lo precede una serie de reglamentos a atenerse, que demarcan las reglas del juego y al cual se supone que el participante se adhirió. Entonces... a no enojarse después con los resultados.


  • ¿Puede cambiar la vida artística de un fotógrafo por participar en un concurso? Sin, necesariamente, ganar.


Depende de muchos factores, pero hay uno que es muy importante, y es aquel donde él se expone a la consideración, es evaluado, conocido en el circuito, adquiere por lo hecho un cierto renombre, se habla de él, se sigue su trayectoria con atención, es invitado a participar en otros eventos afines, etc.

Los premios, está probado, son hechos circunstanciales que deben sostenerse en el tiempo. ¡Cuánto ganador se quedó en eso! En lo efímero, sin continuidad alguna, quizás lo suyo fue un golpe de suerte , nada más; que a la larga no se pudo sobrellevar. También es oportuno señalar para aquel  que lo acicateó y lo impulsó. En este caso, hay que reconocer que el mismo, cumplió su cometido en todos los sentidos. Por ello, hay que celebrarlo.




Rubén Arteaga nació en el año 1946, radicado en Asunción, es un premiado fotógrafo a nivel nacional e internacional, y puedes ver su biografía en esta página. En esta otra, una galería de sus excelentes fotografías.

Entonces ¿Suponen que faltó alguna pregunta? ¿Qué les pareció el artículo? A Rubén y a mí nos encantaría leer sus opiniones en lo que va de la columna de hoy.

*Del Francés Oficio, o Profesión.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!