Dentro de la Escena del Crimen, Parte 1: ¿Qué es la Fotografía Forense?

Buenos Días People!

Hoy quiero ahondar en una profesión que pocos realmente saben que existe como tal, y que tampoco toman muy en serio cuando escuchan de ella. Si analizamos series como NCIS o CSI, en la escena introductoria, luego de enterarnos de que alguien es asesinado (A través de algún personaje despistado que encuentra el cuerpo de la víctima por error), vemos como horas después, la escena del crimen se llena de fotógrafos disparando a diestra y siniestra con flashes enormes, mientras que a un lado, los agentes protagonistas discuten el crimen y examinan las pistas.

Fotógrafo forense fotografía la escena
del bombardeo a un autobús en
Londres, 2005.
Phillipe Huguen/AFP/Getty
¿Pero realmente en qué se basa la fotografía de la escena del crimen? ¿Solamente implica disparar algunas fotos de la víctima y de lo que la rodea?

En realidad, como el objeto de estas fotografías es registrar evidencia que luego deberá ser admitida en la corte (Por lo tanto, para una apreciación correcta por parte del juez, ésta no deberá de haber sido alterada en lo más mínimo), y además, permitir la posterior re-examinación de las pruebas por parte de los investigadores, difícilmente sólo se trate de disparar a diestra y siniestra.

La fotografía de la escena del crimen, también llamada fotografía forense, ha estado con nosotros desde hace casi tanto como lo ha estado la cámara. Los criminólogos rápidamente se dieron cuenta de que tal tecnología podría congelar el tiempo -creando un registro irrefutable del escenario del crimen, una pieza de evidencia, o incluso un cuerpo. 

En el siglo XIX, el fotógrafo francés Alphonse Bertillon fue el primero en aproximarse al escenario utilizando los métodos sistemáticos de un investigador. Él capturaría imágenes a varias distancias, además de tomas a nivel del suelo y por sobre la cabeza.

Hoy día, los fotógrafos forenses son esenciales para investigar y perseguir un crimen. Esto es porque la mayoría de la evidencia es transitoria: Huellas digitales deben ser copiadas; cuerpos deben ser trasladados y examinados; y hogares y negocios deben volver a su estado normal anterior. Las fotografías ayudan a preservar no sólo la evidencia más susceptible de desaparecer -como una mancha de sangre que luego será limpiada- sino también la ubicación de los elementos en la habitación, y la relación de la evidencia con estos y otros objetos. Tales imágenes pueden ser consideradas vitales por los investigadores hasta mucho tiempo después de que la escena del crimen haya desaparecido. Muchos hemos visto crímenes resueltos sino hasta lustros después de ocurridos.

Ahora que he aclarado de qué trata la fotografía forense, cabe explicar cómo se manejan los fotógrafos del rubro. ¡Peero eso lo dejamos para el siguiente artículo! ¡Así que estén atentos!

Espero que este artículo les haya gustado, si tienen comentario alguno sobre el mismo, no duden en dejarlo abajo, que les contestaré lo más rápido que pueda.

Hasta Luego y Carpe Diem People

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!