Dentro de la Escena del Crimen, Parte 4 (Final): La Fotografía de la Escena del Crimen como Forma de Arte

Muy Buenos Días People!

La famosa fotografía de Weegee "El Primer Asesinato",
muestra a una multitud con emociones mixtas reunida
 luego de la comisión de un crimen en Williamsburg, New York.
Weegee (Arthur Fellig)/International Centre of Photography/Getty Images
Hoy terminamos con esta serie en la que intento explicar con detalle qué es la Fotografía Forense, y quiénes son las figuras que están detrás de ella. Hasta ahora, la conclusión a la que pudimos llegar, es que fotografiar la escena del crimen es una tarea 100% sistemática, en caso, claro, de que queramos que esas fotografías terminen siendo aceptadas en un juicio. 


Los fotógrafos forenses actúan a su vez como investigadores, así que -usualmente- en su trabajo no pueden dejar espacio para crear composiciones atractivas o dejar volar su instinto creativo, deben regirse con reglas invariables y manejarse con suma cautela. O por lo menos, eso es lo que dí a entender hasta ahora.
En el año 2001, oficiales de policía y artistas descubrieron un invaluable tesoro en un almacén de registros de la ciudad. Encontraron una pila de negativos forenses del Departamento de Policía de Los Ángeles -Algunas datan de 1920-. Las imágenes incluyen crímenes "de todos los días", así como los asesinatos más infames y los mayores arrestos en la historia de la ciudad.

Shockeados por la cautivante y cinematográfica calidad de las fotografías, los artistas y oficiales lanzaron un esfuerzo conjunto para preservar los negativos, algunos de los cuales ya empezaban a descomponerse. Incluso realizaron una exhibición del archivo, y la hicieron recorrer los Estados Unidos. 

Un teniente que ayudó a presentar el archivo, explicó que la mórbida calidad artística de las imágenes, fueron resultado de estándares forenses menos escrupulosos en tiempos pasados. Los fotógrafos en algunas ocasiones estaban dispuestos a "juguetear" con una escena del crimen, a modo de lograr la mejor toma.

Consecuentemente, las fotos, a pesar de que igualmente sirvieron de evidencia, se ven más como piezas de arte que como disparos realizados en escenas de crímenes modernos, adoptando el estilo de la Fotografía Callejera.

Weegee trabajando.

De todas formas, el arte y la fotografía forense han estado mucho tiempo conectadas. El fotoperiodista neoyorquino Weegee (Freelancer) se hizo de renombre por realizar fotografías de escenas de crímenes, lugares de noticias, y estrenos de películas, con igual franqueza e ironía. En 1941, él montó una exhibición individual en el Photo League de New York intitulada "Weegee: El Asesinato es mi Negocio".

Pero no es terriblemente sorprendente que la gente muestre cierta fascinación con la fotografía forense. Las comúnmente macabras imágenes están realizadas en lugares tan normales -restaurantes, oficinas, la calle- y en consecuencia generan curiosidad morbosa. Extrañamente, son como la vida diaria, pero aún así diferentes y totalmente perturbadoras.


¿Por Qué Weegee?

Arthur Fellig "Weegee"

El austriaco Arthur Fellig tomó el nombre Weegee después de que observadores comparasen su agudo sentido de precognición -al llegar temprano a toda escena del crimen-, con el sexto sentido otorgado por un tablero Ouija. Por su acento originario, la pronunciación de la palabra produjo el nombre Weegee [Fuente: Wikipedia].

Mientras que el fotógrafo le otorgó el crédito de su sexto sentido a un cosquilleo en los codos, estaba ayudado por su proximidad a los cuarteles de policía, sus informantes pagos, y su radio policial especial. En adición a la fotografía freelance, Weegee trabajó como consultor en Hollywood y compiló en 1945 el esanyo fotográfico "Naked City", el cual inspiró la película de 1947, "The Naked City" (La Ciudad Desnuda).


La verdad es que me resulta una pena terminar con esta serie, pero tengo que admitir que, en lo personal, he aprendido bastante, y sin duda algún día sería interesante recorrer este campo de la fotografía. Así que espero que les haya gustado, y si tienen algún comentario u opinión, no duden en dejarlos más abajo, que los contestaré apenas pueda.

Y si les gustó ¡No se olviden de compartir!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!